Studio Design

Special photo shooting aterlier

admin on September 21, 2017

Disfrutar del arte de la fotografía, era el valor principal de este proyecto. Poder diseñar un espacio donde el fotógrafo fuera el protagonista y tuviera todo lo que requiere cualquier tipo de “shooting” a su alcance. A su vez, el espacio se convierte para dar lugar a presentaciones y exposiciones.

En una nave industrial, se ha reconvertido en un estudio fotográfico y en un espacio multifuncional. La esencia del proyecto era mantener el carácter industrial y la historia del lugar.

Uno de los retos del proyecto, era rellenar el gran espacio diáfano con los servicios que un estudio de fotografía requiere. Finalmente se optó por la idea de realizar dos núcleos. Uno, ya existente, es donde se encuentra toda la comunicación vertical, escaleras, montacargas y elementos de climatización e instalaciones. El otro núcleo es toda una franja en la fachada larga medianera de la nave, donde se ubican los camerinos, vestuarios, y servicios.

La gran ventaja de posicionar los núcleos de esta manera, era que toda la franja de servicios del estudio, se aprovechó toda la parte superior a modo de atelier y zona de trabajo común, con lo que se logró separar dos usos, uno el de la fotografía en sí con las cámaras, luces, etc.. y otro de postproducción, reuniones y descanso. De esta manera se liberan los espacios, se organiza la gente, y se disfruta de todo el rodaje.

La luz, también fue uno de los elementos importantes a tratar. Normalmente los estudios trabajan con la luz de estudio y sin luz natural, nosotros pensamos que podría dar juego trabajar también con la luz natural en ciertos rodajes y acontecimientos con lo que decidimos tratar las aberturas al exterior de manera que en la fachada este, se filtra la luz con unas grandes cortinas, permitiendo controlar la incidencia solar. Estas aberturas se repiten ocho veces en esta fachada, generando un ritmo muy interesante. En la parte posterior, se montan unos “screens” enrollables automáticos para cerrar y abrir la incidencia solar, esta abertura da a la fachada oeste, con lo que la luz de tarde entra de forma rasante en el ciclorama y tamiza el color blanco de una forma impactante.

No siempre se realizan fotografías, muchas veces las reuniones, presentaciones, exposiciones, etc, hacen acto de presencia, con lo que la luz es un invitado muy especial en este tipo de ocasiones haciendo el espacio especial y diferente.